Email

contacto@richardgodoydr.com

Citas médicas

0961 791 844

¿Cuáles son los síntomas de una enfermedad asociada a la tiroides?

Las alteraciones de la glándula tiroides son trastornos que afectan la producción de hormonas tiroideas, como el hipertiroidismo, donde hay una sobreproducción de hormonas que acelera el metabolismo, y el hipotiroidismo, caracterizado por una producción insuficiente de hormonas que ralentiza el metabolismo. Estas condiciones pueden provocar una variedad de síntomas que afectan el metabolismo, el estado de ánimo y el funcionamiento general del cuerpo.

Un diagnóstico de enfermedad tiroidea debe ser determinado por un especialista, la complejidad y el nivel de alteraciones hormonales que esto produce es muy variable de un paciente a otro, no consuma medicamentos ni tratamientos que no hayan sido recetados por un especialista certificado. La mayoría de las complicaciones tiroides nacen del mal manejo de la enfermedad, así como un diagnóstico tardío.

¿Cuándo debo visitar a un especialista?

Debe considerar visitar a un especialista si experimenta síntomas como cambios inexplicables en el peso, fatiga persistente, cambios en el ritmo cardíaco, cambios en el estado de ánimo, problemas de sueño, cambios en la temperatura corporal, o si tiene antecedentes familiares de trastornos de la tiroides. Además, si nota bultos o hinchazón en el cuello, es importante buscar atención médica para descartar o iniciar un manejo adecuado del diagnóstico.

¿Cuáles son las complicaciones de un diagnóstico de enfermedad tiroidea?

La falta o el mal manejo del tratamiento para enfermedades tiroideas como el hipotiroidismo o el hipertiroidismo pueden llevar a una serie de complicaciones. En el caso del hipotiroidismo no tratado o mal controlado, pueden surgir problemas como aumento del colesterol, enfermedades cardíacas, infertilidad, depresión, y en casos extremos, mixedema, una forma severa de hipotiroidismo que puede ser potencialmente mortal. Por otro lado, el hipertiroidismo no tratado o mal controlado puede provocar complicaciones como enfermedades cardíacas, osteoporosis, problemas oculares graves, y en situaciones extremas, una crisis tirotóxica, que puede ser potencialmente mortal.